El Vértigo de Ser

Publicado por admin en

El otro día una amiga me escribe y me dice: “Kari, te vas, ¿cómo va el VÉRTIGO?” y en ese momento se hizo ¡LA LUZ! Era lo que sentía, por fin pude ponerle un nombre (bueno en realidad mi amiga lo hizo) a eso que sólo había podido definir como “sentimientos encontrados”. Ahora la palabra “Vértigo” calzaba perfectamente porque SÍ, estaba mareada de tantas emociones juntas. Pero era y es un vértigo bueno, como esa sensación que tienes cuando el avión va a aterrizar, o cuando estás en una montaña rusa, esa sensación extraña en el estómago, que para mí no deja de ser un tanto agradable.

Mientras estaba en el avión esa sensación iba y venía (y no por la turbulencia), cada vez que era consciente de lo que estaba haciendo, cada vez que me ponía a pensar en la incertidumbre a la que me estaba lanzando, pero como les digo era agradable, porque me entusiasma hacer algo diferente, emprender una aventura, volver a foja 0 y, a pesar que, en algunos momentos me entra cierta angustia, al final me doy cuenta que nada malo puede pasar, osea sí, sí pueden pasar cosas malas, como tener que regresar a Perú porque no consigo rehacer mi vida acá y volver a mi trabajo poco amado y a la vida que no quiero tener, sin embargo, incluso así podré decir que LO INTENTÉ y nadie me quitará esa satisfacción.

Cada día que pasa me siento más conectada conmigo y con la vida, universo, energía, Dios (como quieran llamarlo), recibo señales por todos lados de que estoy donde debo estar, siendo la principal ese sentimiento de que todo fluye de manera natural. Por alguna razón no tengo miedo al fracaso, sólo nervios por la incertidumbre. Siento que si bien no todo será color de rosa y seguro me veré abrumada por diversos temas, sé que estoy en el camino correcto.

Ayer 12 de julio se cumplió un mes desde que partí de España a Perú, ¿quién creería que antes del mes estaría de regreso? Y en tan corto tiempo, siento que cada vez me acerco más a mi esencia, a lo que soy en realidad y por ende me siento más plena conmigo misma. Todo se aclara y el universo lo sabe, por lo que te sigue ayudando a seguir el camino que debes seguir para encontrar tu misión en esta vida.

Acabo de empezar un trabajo con unos conocidos de mi mamá, ¡cuidando a un niño de 11 y a una niña de 13 años! Jajajajaja. Quien me conoce sabe que no soy muy amante de los niños, así que compruebo que la vida me da esto porque algo debo aprender o superar, no me va a quedar de otra, ¡porque estoy viviendo con ellos!, no hay escapatoria, los aguanto y me aguantan. Estoy segura que  por alguna razón he llegado a ellos y que algo maravilloso saldrá de este encuentro para ambas partes.

Por otro lado, en el último mes, algunas de mis amigas han entrado “en crisis” por diferentes razones y ¡buenooooooo, hellooooooo, yo acabo de pasar una terribleeeeeee! (si me han leído la tienen clarísima y si no lean pues). Así que en estos momentos me siento muy conectada con ellas. Logro entenderlas y encontrar las palabras para ayudarles a aclarar su cabeza, hasta de “sabia” me han tildado, jajajaja, aunque si bien aún esa palabra me queda grande, me siento contenta con todo el aprendizaje que he logrado obtener de mis experiencias, las cuales me están permitiendo ayudar a otros.

También me han empezado a escribir personas con las cuales no me contactaba hace tiempo, diciéndome que han leído mi blog y que era justo lo que necesitaban leer,  o que mientras me leían sentían que yo estaba hablando por ellas y principalmente que las he hecho sentir. ¡Qué bello, SENTIR! Tan simple y complejo a la vez.

Realmente no saben lo que eso significa para mí, saber que soy capaz de ayudar a otros a través de mis experiencias es increíble. Y estoy segura que si bien empecé este blog como catarsis, es maravilloso ver cómo poco a poco me va acercando a lo que seguro es mi misión de vida.

Hace unos meses le pedía al universo que me ayude a encontrar mi pasión, aquello que me hiciera feliz, que me permita dejar luz en la vida de la gente y que me ayude a ser mejor persona cada día. Bueno, me escuchó. ¡GRACIAS, MIL GRACIAS! Dios (cualquiera en el que creas, responde siempre y más aún responde al agradecimiento)

No dejen de buscar su pasión, no se alejen de eso que los hace realmente felices, conéctense con su Yo verdadero, con su esencia, con ese ser que no está contaminado por las expectativas de la sociedad, ni de los TIENES QUE. No sacrifiquen sus sueños, sigan a su instinto, sus corazonadas. (no sé cómo decir esto sin sonar tan cliché, pero es la mera mera).

Mucha gente pide mensajes a su Dios o señales a la vida, pero cuando las reciben son incapaces de entenderlas porque su cabeza está en otra ¿cómo les va a quedar energía para SER, EXISTIR y VIVIR EN AUTENTICIDAD cuando todo el tiempo están desgastándola TRATANDO DE SER o APARENTANDO SER ALGO QUE NO SON?. Mientras estén conectados con su YO REAL todo fluirá, porque sólo atraerán lo que realmente quieren para su vida.

Categorías: Bienestar

5 commentarios

Deyssi · 13/07/2018 a las 8:55 pm

Todo lo q escribes es precisamente lo q yo senti cuando decidi dejar mi zona de confort en Perú y arriesgarme a vivir en Madrid…ahora puedo decir q es la mejor decisión q tome y q me ha hecho madurar y entender cosas. Buena suerte Kari.

    admin · 13/07/2018 a las 11:09 pm

    Que lindo es arriesgar no? Nadie nos quitará lo vivido!!! 😀

Monica · 13/07/2018 a las 11:24 pm

Bello

Dorinki · 15/07/2018 a las 1:31 am

Que alegria me da todo lo que publicas. Es cierto, ahora te estas encontrando y todo en esta vida tiene una razón…por eso nuestras abuelas nos decian…”Las cosas pasan en esta vida por algo”…

Giuliana · 05/09/2018 a las 6:07 am

Que difícil es arriesgar!! Provoca pánico y leer tus experiencias da un aliento, como esa palmadita en el hombro acompañado de un susurro que te dice que nada malo va a pasar…bueno si! pero nada será peor al hecho de solo existir. Tus letras son esa palmadita! Gracias por compartir!!!! 💛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *