Encuentros y Desencuentros

Publicado por admin en

A veces no entendemos porque nos cruzamos con ciertas personas en nuestra vida, no logramos ver qué de bueno nos trajeron y, en otras ocasiones, no entendemos por qué nos alejamos de otras que pensamos serían eternas, que nos sumaron tanto, pero que, de pronto sin darnos cuenta, se van (o nos vamos) alejando hasta el punto en el que ya no se nos antoja acortar esa distancia. Pero también pasa que la vida te da sorpresas hermosas y aparecen personas en tu camino que de un día para otro suman a tu vida más que aquellas que estuvieron casi siempre a tu lado.

Pero más allá de si son personas que te dañaron, amigos de toda la vida o sorpresas maravillosas, lo más importante, es lograr ver qué dejaron en nosotros y transformar eso siempre en algo que nos favorezca. No hay encuentros ni desencuentros casuales, todos llegan o se van de nuestra vida en el momento perfecto y para enseñarnos algo.

Pónganse a pensar, primero, en sus relaciones de pareja, recuerden al peor de sus flac@s, a ese que tus amig@s te recuerdan todo el tiempo que no deberías hablarle nunca más. Bueno a “ese” agradécele, porque seguro y te hizo la persona fuerte que eres ahora, y si no, lo lamento, pero vas por mal camino.

Ahora piensa en el mejor de tus novi@s, a ese(a) que todos amaban, pero con quien las cosas no funcionaron. Esa persona, además de los momentos hermosos que te dio (o bueno, se dieron), te enseñó seguro a superar el dolor, ya sea porque tuviste que tomar la decisión de dejarl@, o por el dolor de ser dejad@. Cualquiera que haya sido la situación, seguro favoreció a tu vida de una u otra manera, ya está en ti rescatar todos esos aprendizajes.

En cuanto a nuestras amistades, es extraño cuando de pronto la amistad se acaba o cuando ya no hay la misma química de antes ¿no? ¿Cómo puede romperse una amistad de años? Sencillo, porque ya cumplió un ciclo contigo, al igual que tu pareja. Pero así este distanciamiento se haya dado de manera paulatina y sin dolor, o se haya debido a algo que hemos sentido como una traición, no se queden con ningún tipo de energía negativa, ni se centren en criticar la forma de actuar del otro, focalicen su energía en todo lo que esa persona les dio, en sus consejos, compañía y en el cariño que en su momento se tuvieron como amigos.

Por mi parte, ahora lejos de mi país y mis amistades más cercanas puedo decir que valoro aún más a todas las personas que fueron y que son parte de mi vida. Vivo contenta con aquellas amistades de años, que, si bien ya no frecuento mucho, las amo como a mi propia familia.

Soy feliz de haber retomado contacto con amigas con las cuales me había alejado en su momento y que por diferentes razones de pronto hemos vuelto a escribirnos de manera frecuente (muchas estamos pasando por etapas similares de vida, todo tiene una razón ¿ven?).

Vivo completamente agradecida por aquellas personas que conocí relativamente hace poco, que en su momento llegaron para hacer más divertidas mis horas de entrenamiento, con quiénes me animé a correr varias medias maratones y a hacer trail running (sin ellas jamás lo hubiera hecho) y que me ayudaron con su compañía y consejos a superar una etapa muy difícil hace un par de años (época en la que rompí con mi ex) y con quienes ahora, comparto los mismos dilemas existenciales y nos seguimos ayudando cada una desde su experiencia ya superada o por nuestras vivencias actuales.

Dicen por ahí, que existen acuerdos álmicos y que por ende no existen encuentros casuales, a mí me gusta creer esto, porque cada persona en nuestra vida nos enseña y favorece así nuestro crecimiento como seres humanos.

Por otro lado, no puedo negar que también he sentido tristeza por personas que se alejaron de mi vida, y por quienes hice mi mayor esfuerzo para que se queden, sin embargo, después entendí que quizás ya no era nuestro momento, eligiendo así no forzar las cosas, sólo quedarme contenta porque pasaron por mi camino.

Hace poco leí un libro que se llama “Aprendiendo a Amar” de Covadonga Pérez – Lozana, el cual me ayudó a tener mayor claridad respecto a lo que expongo líneas arriba, así que los dejo con un extracto que me encantó: “… cuando dos energías ya no se reflejan nada no tiene sentido que estén juntas porque se entorpecen la una con la otra en su desarrollo y en el momento que están viviendo”

Así que sólo quiero cerrar este post recordándoles de disfrutar el momento presente con sus amig@s, con su pareja, con su familia y con todas las personas que los rodean y también recordarles la importancia de dejar ir.

Disfruten con locura sus encuentros, sufran por sus desencuentros (es válido), pero sin aferrarse al dolor y principalmente dense el trabajo de analizar el aporte de todos estos encuentros y desencuentros en su vida,  como digo siempre, es cuestión de perspectiva.

 

 


2 commentarios

Giuliana · 05/09/2018 a las 6:52 am

Gracias por reforzar la idea de que todo vale la pena en esta vida, las buenas experiencias y las no tan buenas. Por reforzar lo afortunada que es uno al vivir situaciones difíciles que te enriquecen como persona, como mujer, como ser humano. Y las amistades…pues si! Amemoslos a todos, disfrutemos a los que están y quieren aun estar ☝️en nuestras vidas. Amé este post!

Oscar · 27/09/2018 a las 9:04 pm

Suelta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *